Hacia otros territorios*

*post publicado para el concurso Cuéntame de la Comunidad Hosteltur

Me llamo gersonbeltran, es mi nombre real y por tanto mi avatar, porque al fin y al cabo el mundo real e Internet son dos caras de la misma moneda, donde Internet es una especie de espejo de Alicia donde podemos hacernos más grandes o más pequeños, donde aparecen sonrisas de gatos en forma de post, pero también es todo lo contrario al Big Brother de Orwel, no es el camino hacia el control absoluto sino el camino hacia la libertad…

Mi relación con la tecnología apareció pronto de la mano de un Commodore 64 con diez años y fue evolucionando hacia el color verde del Amstrad 256, la cajita de bombones que parecía ese IBM compacto en blanco y negro pero con iconos, el color de la manzana del Mac, el híbrido del PowerPC, el PC convencional, el portátil…y ahora el móvil de última generación.

Asimismo, mi relación con la geografía apareció de forma paralela, disfrutando de la naturaleza y amándola, de los paisajes, de los seres vivos, intentando entender a Gaia y que ella nos entendiera a nosotros y buscando la forma de armar revoluciones imposibles sobre utopías que liberaran a los hombres de ellos mismos.

Por último mi relación con el turismo apareció más tardíamente y, contrariamente a la mayoría, no fue por placer, por hacer ocio vs negocio, sino por trabajo, porque me di cuenta de que la única forma de sobrevivir al sacrificio de tener tu propio proyecto empresarial es hacer lo que te gusta y disfrutarlo, y así empezaron las rutas, las señales, los folletos, las guías.

Poco a poco, sin quererlo, casi de puntillas y en silencio, estos conceptos fueron uniéndose como las raíces de un árbol que se aman y se crean y recrean continuamente, porque al fin y al cabo esto es creatividad, es sangre fluyendo del corazón al cerebro de forma continua en un circuito abierto que se retroalimenta y alimenta de los sueños de muchos.

Me especialicé en turismo de interior de mi región, caminado pueblos olvidados y paisajes atrapados en sí mismos, gentes afables, ritmos lentos, hermosos sitios que todo el mundo debería conocer. Y empecé a imaginar herramientas que podrían enseñar al mundo ese otro mundo y que denominé NTOT (Nuevas Tecnologías Orientadas al Turismo), que en valenciano significa “en todo”: Sistemas de Información Geográfica, Guías Turísticas para móviles, Vuelos Virtuales, rutas en tracks, etc.

Un día me reencontré con un visionario, de esos que aman a los seres humanos desinteresadamente y que había recopilado cada día durante cinco años todas las noticias que giraban en torno a las nuevas tecnologías y que tenía una visión tan amplia y la mostraba con tanta pasión que contagiaba todo lo que le rodeaba y así aprendí que Internet no era un mero instrumento de comunicación, sino que era la comunicación, era la forma en la que todos los seres humanos encontraríamos lazos de unión más allá de las fronteras de la geografía, un movimiento de solidaridad y unas posibilidades de compartir como nunca se había visto en las historia. Y conocí a un embajador de nuevas tecnologías que con más de setenta años hablaba con una pasión que lo entronca directamente con mis hijos de tres y seis años, uniendo dos generaciones sin tocarnos. Y conocí a un emprendedor nato de poco más de veinticinco años que a una pasión desorbitada unía la creencia en lo que hacía y sobre todo la posibilidad de generar proyecto empresariales donde además de aprender y enseñar pudiera ganarse la vida. Y tuve la oportunidad de entrar a formar parte de un proyecto que aúna geografía, turismo e innovación…geoportales.com.

En realidad nací hace unos meses, he sido un avatar, una sombra de lo que me gustaría haber sido, hasta que entré de lleno en este mundo de Internet, donde la sangre empezó a hervir, las neuronas se golpeaban como bolas de billar y la pantalla de quince pulgadas me llevaba a hacia otros territorios donde no existían fronteras, y conocí a una brasileña afincada en Mallorca en una Universidad llamada la Florida que estaba en Catarroja, un pueblo de Valencia, y me la presentó un chileno de adopción que vive en Valencia pero acababa de llegar de Escocia y ama los Pirineos, y conocí a amigos suyos en la red, de los cuales sólo conozco lo que piensan y lo que dicen, lo que crean y lo que aman, lo que enseñan y no lo que esconden, y desconozco si nos blancos, negros o amarillos, si les gustan los hombres, las  mujeres o todos, si son altos o bajos, flacos o gordos, del Norte o del Sur, del frío o del calor, si tiene hijos o son hijos, si nadan o corren, si sueñan o sueñan.

Qué ha supuesto la tecnología en mi vida?: todo o casi todo, porque nada puede superar el amor por tus hijos  y si acaso podemos intentar transmitirles el amor por las personas y en eso Internet es la mejor historia que les puedo contar antes de dormir, porque Internet es a los adultos lo que la imaginación es a los niños: todo. Ahora pienso cosas, genero ideas, las comparto, se alimentan de las ideas de los demás, les doy forma, las transformo en realidades y las muevo, les doy vida, recojo noticias que considero interesantes y las publico un post en mi blog que aparece en mi perfil de Linkedin, lo resumo en un tweet que inmediatamente aparece en el blog y en facebook, hago una foto que cuelgo en Flickr y de ahí se vincula a mi blog. Todo ello es muy objetivo, muy instrumental, muy cerebral…pero cuando quiero decir algo muy subjetivo, muy emocional, cuando algo me sale del corazón se dirige directamente a las puntas de mis dedos, que acarician el teclado y viajan hacia otros territorios infinitos en la red desde este puerto de encuentros desinteresados y enamorados que es la Comunidad Hosteltur. Gracias.