, , , ,

Mapas editoriales y mapas colaborativos

Como en todas las industrias se está produciendo un cambio muy importante en las formas de producción e intermediación. Al igual que la música, el cine o la literatura también la tradicional industria de la cartografía está sufriendo un importante cambio. Como he indicado en otras ocasiones no se trata de una crisis de la cartografía sino de la industria de la cartografía, lo que es muy distinto.

Alguna editoriales están cerrando porque no han podido o sabido adaptarse a los nuevos tiempos (los tiempos están cambiando que decía Dylan), otras se han volcado totalmente en desarrollo de aplicaciones que, aunque muy de moda, dependen muchas veces de la base cartográfica de terceros y la dependencia excesiva nunca es buena (de ahí la Guerra de los Mapas donde ya expliqué el problema derivado de esta dependencia).

Pero otras editoriales escogen un camino intermedio y me parece muy interesante: hace unas semanas contacté con la Editorial Piolet que me mostraron unos mapas de una calidad extraordinaria en papel que habían hecho de la Serra de Bernia y de la Serra d’Aitana a escala 1:20.000.  Al fin y al cabo las aplicaciones están muy bien pero en la montaña no siempre hay buena cobertura y mucha gente sigue prefiriendo los mapas en papel para hacer excursiones, yo entre ellos. Por tanto siguen con su modelo de negocio intentando hacer un trabajo casi artesanal, pero que tiene un valor añadido y por tanto puede posicionarles en el mercado.

Pero además de estos mapas me mostraron un portal denominado Wikipedra, donde se localizan las construcciones de piedra en seco con una breve ficha explicativa, de forma que se recupera el patrimonio etnológico que suponen estas obras. Y la Editorial Piolet  colaboran con este portal, ya que si durante el trabajo de campo encuentran una construcción de este tipo toman las coordenadas y fotografías y alimentan este portal colaborativo.

Se trata pues de una idea muy sencilla pero que me parece muy interesante: la cartografía digital y colaborativa no es el enemigo de la cartografía editorial en papel, sino un complemento: los profesionales tienen mucho que aportar y compartir y son necesarios ahora más que nunca y por tanto existe esa convivencia entre lo social y lo profesional en Internet, entre los mapas editoriales y los mapas digitales y la Editorial Piolet son una buena muestra de ello: enhorabuena.