Entradas

, , , ,

El turismo son experiencias: el blogtrip #grxperience en la Provincia de Granada

El turismo son experiencias: el blogtrip #grxperience en la Provincia de Granada

Las experiencias del blogtrip no habría sino posible sin la aportación de distintos organismos públicos a quien agradezco desde aquí: Patronato Provincial de Granada, Diputación provincial de Granada, EPTD Turismo Andaluz, Ayuntamiento de Granada (Turismo), Patronato de turismo de Almuñecar y el Patronato de Turismo de Salobreña.

Me gustaría hacer un post diferente porque el destino lo merece y es haciendo un repaso de los sitios que hemos visitado pero a través de las personas que nos lo han mostrado, los recursos están ahí pero sin su labor será imposible que los hayamos disfrutado de esta forma porque nos enseñan una Granada diferente mucho más rica y diversa de lo que podríamos imaginar.

El Miércoles llegamos a la ciudad de Granada, al Hotel Meliá Granada donde nos hemos alojado el primer y último día del blogtrip, un hotel de la categoría y la calidad que ofrece la marca Meliá por todo el mundo y muy bien situado (por cierto, si entráis en coche por las calles hay que indicarlo en el hotel porque el tráfico es restringido y podéis ser multados a menos que se justifique que estáis alojados en el hotel).

Esa misma noche fuimos a cenar al Restaurante Las Titas, un precioso edificio que recuerda al Palacio de Cristal de Madrid. Y ahí aparece Dani, de turismo Granada, quien nos contó el porqué de ese edificio, el contexto histórico y cuya magnífica cena estuvo ambientada en un personaje literario, Juan Ganibet, en una iniciativa del ayuntamiento donde cada mes un personaje de la literatura nos lleva a un momento de Granada y donde la comida está adaptada a la época y andanzas de ese personaje: literatura, teatro y gastronomía unidas por nuestro maestro de ceremonias. Gracias a esta cena nuestra entrada a la provincia fue de inmersión, nos introdujo de golpe en la historia de una ciudad que, efectivamente, tiene duende.

Al día siguiente, Jueves, tocaba la Estación de Esquí de Sierra Nevada donde por primera vez en mi vida iba a esquiar: conocimos las instalaciones gracias a Mercedes, la directora de CETURSA, que en todo momento nos acompañó, incluso en la excelente comida que nos dieron en el restaurante, haciendo de anfitriona de un espacio de ocio espectacular. Mi experiencia fue muy positiva y también tiene nombre propio, Óscar, que con la paciencia y el cariño de un instructor nos enseñó a deslizarnos por la nieve. Soy profesor desde hace 18 años y su forma de acercarnos a un espacio desconocido fue perfecta, uniendo paciencia, cariño, ánimo y cercanía.

Desde ahí bajamos a la Costa Tropical, Almuñécar, un descenso desde la alta montaña a pie de playa en poco más de una hora, impresionante la posibilidad disfrutar de dos tipos de turismo tan diferentes en tan poco espacio. Y ahí estaba Felipe, del Ayuntamiento de Almuñécar, mostrándonos una fila de sillas del Chiringuito Bambú, frente a la Playa de la Herradura donde disfrutar de un atardecer mágico. El atardecer, ese recurso turístico que aparece día tras día en cualquier lugar del mundo pero que pocos han sabido convertir en producto como este destino. Todo ello aderezado por fruta tropical cultivada en estas tierras que, con un microclima único, se ha convertido en el primer productor de Europa de este tipo de fruta.

Luego acudimos al Acuario de Almuñecar, un espacio donde nos esperaba un guía y biólogo que nos hizo un recorrido por la historia del Mar Mediterráneo en un espacio perfectamente contextualizado y mostrado. He visitado algunos acuarios pero nada como un apasionado del tema para transmitirlo. Además de nuevo la cultura hacia acto de presencia de la mano de un grafitero muy reconocido que ha pintado la entrada al mismo en un cuadro de arte urbano sencillamente espectacular.

Tras esto pasamos por el Hotel Bahía Almuñecar, otro hotel de costa muy bien acondicionado y de ahí a la cena: de repente, tras unas callejuelas típicas andaluzas, el Restaurante Firmum, un restaurante moderno, muy elegante, abierto hace pocos meses. Es de esos sitios que hay que buscar, una cena de una calidad altísima, bien servida y atendida, que no tiene nada que envidiar a las estrellas Michelín y que recomiendo a cualquier que esté cerca porque convierte la gastronomía en el arte de la degustación.

Llegamos al Viernes, la mañana transcurrió con una visita urbana y cultural a Almuñecar y el guía local nos mostró los secretos de esta ciudad de una forma amena y muy rica culturalmente, aprendiendo a cada paso, desde el Museo Arqueológico, hasta el Castillo, pasando por un urbanismo típico andaluz, mientras disfrutábamos de un paseo que finalizó en la Tourist Info de la localidad.

De ahí cogimos el autobús y fuimos a la costa de nuevo, a un pequeño negocio de turismo activo, 18 Nudos Turismo Activo, donde nos esperaban unos kayaks y un día espectacular. Estar a principios de diciembre en manga corta durante dos horas por la costa granadina con el mar en calma es algo que en muy pocos sitios se puede hacer. La comida fue en el Restaurante Aráis, otro ejemplo de calidad y elegancia que terminó con la degustación de un Ron que se hace exclusivamente allí.

Por la tarde volvimos a subir hacia Sierra Nevada pero esta vez desde la otra cara hacia la localidad de Pampaneira, donde la empresa Nevadensis, con más de 25 años de experiencia, nos mostró las posibilidades de realizar turismo activo en la montaña y el encanto de un pueblo único y muy hermoso.

De ahí pasamos a la localidad de Lanjarón, donde nos alojamos en el Hotel Alcadima y pudimos cenar un showcooking de Fernando. Otro concepto completamente distinto, la cercanía, la familiaridad de una familia que ha levantado un sitio donde se respira paz y tranquilidad.

El Sábado nos levantamos y pasamos por el Balneario de Lanjarón donde pudimos realizar una cata de aguas muy interesante y ver un salón de festejos con mucha solera y clase donde siguen realizando actividades culturales. De camino a Granada paramos en la Bodega Señorío de Nevada, de nuevo una atención magnífica y agradable y donde nos enseñaron la bodega y nos explicaron su particular filosofía.

Antes de comer llegamos la ciudad de Granada de nuevo y, esta vez si, fuimos a la Alhambra, al Carmen de los Mártires donde la empresa Garnata Tours nos realizó una visita teatralizada y personalizada, un lujo contar con Washington Irving como anfitrión. Y aquí otro nombre, Mon, no es sólo un guía turístico, es un profesional que domina perfectamente el tempo de la interpretación, los matices, la forma de engancharte a sus historias, una enciclopedia viva que habla de historia, literatura, teatro, poesía, música, cine, baloncesto y urbanismo enlazando todo alrededor de un discurso: storytelling en estado puro que finalizó en un sitio espectacular: el Hotel Alhambra Palace de Granada.

En Granada hay que tapear si o si y por ello estuvimos paseando por el Albaicín hasta llegar a Casa Zafra y en un par de sitios degustando la gastronomía de la tapa donde no deja de sorprender que, por cada bebida, te den una tapa de tanta calidad.

Por la tarde nos llevaron al Parque de las Ciencias de Granada, un centro de interpretación lleno de posibilidades de aprender jugando y descubrir los secretos de la ciencia, da gusto ver un espacio lleno de gente tocando las cosas, riendo, sorprendiéndose. Además estaba la exposición de Momias que, además de muy impactante, te hace reflexionar sobre la vida.

Esa noche era la última y nos llevaron a un lugar que diríamos con “solera”, Restaurante El Coso de Granada, donde de nuevo la gastronomía más tradicional se une a la calidad y un diseño muy cuidado en un espacio acogedor.

El Domingo era día de vuelta y el tiempo cambió a lluvia, pero aun así pudimos acercarnos a la Alhambra y, en mi caso, visitar los palacios Nazaríes…qué decir, espectacular es poco, un final épico a esta aventura por la provincia de Granada que finalizó en el Café Fútbol de Granada tomando un tradicional chocolate con churros.

Me voy de Granada con el convencimiento de que volveré pronto y con la satisfacción de conocer sitios que son visitables, accesibles a todo el mundo y que son mostrados por personas que aman su trabajo y su tierra. No ha habido una sola mala cara en todo el viaje, ni un mal gesto, todo amabilidad y cercanía, lo que me lleva de nuevo al comienzo de este post, el turismo son personas y Granada es turismo, por tanto, si se permite el aforismo: Granada son las personas.

El turismo son experiencias,el blogtrip #grxperience en la Provincia de Granada

 


 

, , , , ,

El turismo son personas: experiencias en Granada en el blogtrip #grxperience

El turismo son personas: experiencias en Granada en el blogtrip #grxperience

Hace tiempo que no escribía en mi blog de una forma personal pero esta ocasión lo merece tras las experiencias en Granada que hemos vivido en el blogtrip #grxperience donde fui invitado por el Patronato Provincial de Turismo.

Una de las máximas de este blogtrip era “Desgranando Granada a través de las personas”, con un objetivo muy concreto más allá de impactos en Twitter y demás estadísticas frías: disfrutar del destino turístico de la provincia de Granada para mostrar que es mucho más que el icono conocido por todos.

La palabra Granada arroja 242 millones de resultados en Google, difícil poder destacar con estas cifras, pero si ponemos el foco en las personas todo cambia, no hay ninguna igual. Esto es lo que ha sucedido en este blogtrip, las personas han tomado el protagonismo y, frente a los recursos del territorio de la provincia de Granada, sobresalen las personas que nos los han mostrado, de forma que ésta se han convertido en el nexo de unión entre el turista y el destino: las personas como conectores, como vías de comunicación.

Por tanto esta reflexión nos lleva a dar un paso más en lo que me gusta denominar “geoposicionamiento emocional”, cuando las personas estamos en un lugar y emitimos información sobre el mismo lleva incorporada un elemento subjetivo y emocional, por tanto no existe un recurso o un destino sino la forma que tenemos de observarlo y disfrutarlo, que determina a su vez la forma en que tenemos de comunicarlo aportando nuestra particularidad y visión personal.

En un mundo repleto de datos, infoxicado (intoxicados de información), donde se habla de la economía de la atención como la única forma de destacar, con la aparición del Big Data casi como un nuevo paradigma y las Smart Cities nos hablan de ciudades inteligentes, donde la tecnología lo invade todo y llega el Internet de las cosas, es este mundo futurista y distópico hay que reivindicar más que nunca el poder de las personas, una visión antropocéntrica del territorio, somos el centro no porque seamos mejores sino porque nuestra visión determina la realidad (si, lo sé, ya lo ha dicho la física cuántica y las filosofías orientales hace muchos años).

La tecnología no es más que una herramienta y el territorio no es más que el espacio donde nos movemos, una coordenada unida a la temporal que nos permite contextualizarnos en el tiempo y en el espacio. Por tanto la clave del desarrollo y la promoción de un destino turístico no está en que llegue la señal wifi a nuestro móvil sino que llegue la esencia de ese sitio a nuestro corazón.

A partir de aquí publicaré dos post más conformando una especie de trilogía de mis experiencias en Granada: una descripción de mi viaje a través de las personas que nos lo han mostrado denominada “El turismo son experiencias” y una descripción de mis compañeros de viaje “El turismo es un viaje compartido”. De esta forma podremos decir que un viaje es igual a personas más experiencias.

El turismo son personas, experiencias en Granada en el blogtrip #grxperience

 

, , ,

Hay un blogtrip en mi ciudad: ¿cómo lo aprovecho?

Hay un blogtrip en mi ciudad: ¿cómo lo aprovecho?

Fuente: artículo originalmente publicado en la web Con Tu Negocio

Hay un blogtrip en mi ciudad ¿cómo lo aprovecho?

Hace años se realizaban los denominados fam-trips, viajes de periodistas invitados a visitar un destino turístico, con el fin de promocionarlo luego en los medios (prensa, revistas, radios, televisión, etc.). Con la llegada de Internet han aparecido los denominados blogtrips, viajes de “personas influyentes” en las redes sociales que son invitadas igualmente a los destinos para dinamizarlos en Internet.

Las diferencias entre ambos son muchas, aunque básicamente en los fam-trips se realizaba el viaje y a posteriori un periodista escribía la noticia sobre el destino; y en los blogtrips se genera información antes, durante y después del viaje y además los participantes no tienen por qué ser periodistas ni trabajar para medios de comunicación.

Fátima Martínez ya escribió un magnífico post sobre la importancia de los blogtrips en este blog, “Encuentros con blogueros, una fórmula para pymes que funciona” y aquí pretendo seguir ese hilo conductor, complementarlo desde el punto de vista del empresario, del negocio, identificando cómo puede aprovechar la llegada de un blogtrip a su territorio.

Como ejemplo pondré el blogtrip #calpemocion, que se ha desarrollado en la localidad alicantina de Calpe el pasado fin de semana:

1.- Antes del evento: normalmente los blogtrips se organizan y empiezan a publicitarse semanas o meses antes de celebrarse, en los que una empresa u organismo agrupa a una serie de personas que serán los prescriptores del destino.

  • En cuanto oigas hablar del mismo, identifica quién lo organiza y preséntate para colaborar. En #calpemocion ha habido decenas de empresas que han colaborado con la organización, cada una aportando algo, desde gafas de sol a chocolate, habitaciones de hotel, tapas o camisetas. Piensa que las personas que lo reciban lo agradecerán públicamente y lo contarán en sus redes sociales a sus amigos y seguidores, y eso genera muchísima propaganda y reputación online. ElHotel AR Diamante Beach aprovechó el evento para hacer en sus instalaciones unas conferencias donde hubo más de 500 personas, con todo el impacto que ello supone.
  • Pregunta quién va a acudir al blogtrip para seguirlos en todas sus redes sociales y saludarles antes de que lleguen al destino. No hace falta forzar nada, sé educado y transmite cercanía y satisfacción porque visiten tu localidad.
  • Es el momento de revisar tus redes sociales, actualízalas y abre nuevas que sean interesantes, porque son las herramientas clave para que saques el máximo provecho al blogtrip.

2.- Durante el evento: un blogtrip puede durar una media de dos o tres días, en el caso de #calpemocion comenzó un viernes a las 19h y finalizó el domingo a las 18h en elRestaurante Puerto Blanco. La idea de empezar por la tarde-noche con un cóctel es clave, porque es una forma de recibir a los invitados de forma distendida y que al día siguiente ya se conozcan todos.

  • Aprovecha el primer acto e intenta ir aunque sea simplemente a saludar, sin ser intrusivo, seguro que empatizas con alguien y puedes generar una conversación agradable y comentarlo a posteriori como me pasó con Gafalandia.
  • Haz un seguimiento de lo que hacen y comenta de forma natural lo que sucede o simplemente da los buenos días, la educación siempre es bien recibida. Eso mismo hizo el Hotel RH Ifach, donde estuvimos alojados durante #calpemocion.
  • Tanto si das un regalo como si utilizan tus instalaciones, pon en lugares visibles la dirección de tus redes sociales, sobre todo de Facebook y Twitter, pero no solo el icono, sino también el enlace para que te encuentren rápidamente. También puedes facilitar que hagan check-in con Foursquare o que accedan a tu web a través de un código QR.
  • Y, sobre todo, estate atento a todo lo que pasa, como mínimo monitoriza elhashtag en Twitter, sigue las fotos en Instagram,  las conversaciones en Facebook y en Google +, los check-in en Foursquare, los videos de Youtube y los tableros de Pinterest.

3.- Después del evento: una vez realizado el blogtrip, llega la hora de organizar los contenidos y empezar a moverlos por las redes. Como ya conoces a las personas que han participado, sigue durante las siguientes dos semanas monitorizando lo que hacen, porque seguro que hablan del evento.

  • Agradéceles su participación y pulsa en “me gusta” y otros botones similares en las redes.
  • Comenta en los blogs en los que hablan del blogtrip.
  • Recomienda los videos que cuelguen.
  • Comparte los contenidos que te parezcan interesantes, no todos, solo los que te gusten especialmente, sin abusar (o spamear en la jerga).
  • Si puedes tener un detalle poco después, mejor. Deja que pase una semana o dos y envía alguna foto que tomaste o un recuerdo, algo que les haga recordar la experiencia y esbozar una sonrisa.

Estas son algunas de las cosas que puedes hacer con tu empresa o negocio, pero lo ideal es que no lo hagas solo. Si lo haces de forma coordinada o colaborando con otras empresas o negocios del destino, la fuerza será mucho mayor y la sensación de unión también y eso se nota porque la imagen que queda del destino es mucho más cohesionada.

Por tanto, si oyes hablar de un blogtrip, aprovéchalo, porque vas a lograr que los participantes sean tus mejores prescriptores sin prácticamente inversión, tan solo invertirás parte de tu tiempo durante esos días. Eso sí, siempre sé natural y educado, que detrás de cada tweet que emitas haya una sonrisa y en cada foto una experiencia, porque ese recuerdo queda en la mente del turista y hará que vuelva o que le diga a todos sus amigos que vayan a visitarlo como hago yo desde aquí, invitando a todos a la hermosa y acogedora localidad de Calpe.